//// Proyectando desde límites y vestigios ////

//// Algunos alumnos de cooperación estáis trabajando sobre dos situaciones que se repiten numerosas veces en este tipo de proyectos. Por un lado algunos encontráis situaciones que requieren plantear un límite, (a veces ya existente y otras creado ex-novo), desde el que estructurar vuestro proyecto. Por otro lado casi todos planteáis (o deberías plantear) situaciones en las que la sutura entre vuestro proyecto y lo existente se realiza por medio de una estrategia de reciclaje, entendiendo éste desde distintos enfoques.

Creemos necesario pues un criterio que aglutine, informe y ordene todos estos criterios dispersos y difusos. Este criterio es el de reciclaje en su sentido extenso. Este concepto extendido de reciclaje, conecta con una nueva sensibilidad que se puede apreciar en conceptos de campos diversos como el artístico (concepto de post-producción de Nicolás Bourriaud) o el urbanístico (concepto de Terrain Vague de Ignasi de Solà-Morales) y condensa una serie de estrategias de reutilización de distintos tipos de recursos que tratamos de pormenorizar a continuación, basándonos en una investigación llevada a cabo por la arquitecta Inés Martín Robles sobre el tema.

Reciclaje material. Este concepto, el más inmediato de todos, recorre todas las escalas materiales de la arquitectura y la construcción, como la re_invención del paisaje  y la re_configuración de infraestructuras obsoletas, la re_adecuación de objetos técnicos ruinosos, la re_utilización de objetos arquitectónicos abandonados y la re_adaptación de sistemas constructivos tradicionales o vulgarizados por el abuso de su utilización en la construcción especulativa.

Reciclaje conceptual. Se plantea una revisión de planteamientos teóricos tanto provenientes del interior del campo disciplinar arquitectónico como de intersecciones de éste con otros campos pertenecientes a otras disciplinas. Esta revisión no se plantea como un objetivo en sí mismo, cerrado y completo, sino desde un punto de vista pragmático, desde su operatividad para el proyecto arquitectónico. Todo concepto, derivado de la teoría arquitectónica o de cualquier otro campo debe ser cotejado desde sus posibilidades de uso efectivo como herramienta proyectual por medio del diseño de prototipos conceptuales. Como nos indica Otl Aicher. “El  lugar del ser, de lo que ha constituido el tema de la filosofía desde Parménides hasta Martin Heidegger, lo va ocupando el concepto de modelo. Tanto lo que es como lo que debe ser lo conocemos a través de modelos de conceptos y definiciones. El acceso a la realidad, al mundo, se ofrece a través de un modelo, de una construcción a base de enunciados, conceptos y operaciones conceptuales. Y también el salto al futuro, a un nuevo mundo posible, necesita de la especulación, del trabajo con el modelo. El conocimiento es conformidad con el modelo, y el futuro, desarrollo del modelo. Proyectar es construir modelos”.

Reciclaje espacial. El espacio, como principal resultado del proceso constructivo y como principal activo para la valoración crítica de la arquitectura, debe ser uno de los “objetos” más preciados para su reciclaje. La re_estructuración de espacios tanto urbanos como arquitectónicos situados dentro de estructuras mayores será previsiblemente uno de los campos de trabajo más activos de la disciplina en las próximas décadas.

Reciclaje geométrico. Re_interpretación de las marcas, signos, vestigios, huellas, mojones, linderos, redes, conexiones, bordes… tanto culturales como administrativos, provenientes de la tradición o de las nuevas tecnologías de la telecomunicación. Estos vestigios, visibles o no, materiales o mentales, existentes en el territorio o sólo en la representación cartográfica de éste, deben ser mapeados, analizados y re_interpretados con el mismo carácter instrumental que los anteriores, en cuanto a su potencialidad como herramientas de proyecto.

Reciclaje programático. La re_cuperación de antiguos usos y modos de vida y su hibridación con las actuales necesidades producirá una serie de novedades programáticas útiles para el proyecto. El planteamiento de cuáles son los nuevos modos de vida y trabajo, de privacidad, los nuevos modos de relación interpersonal, de estructuración familiar se pueden convertir en poderosas herramientas al servicio del arquitecto para re_definir los nuevos programas conformadores de las nuevas construcciones.

En cuanto al límite, sólo hacer referencia a un interesante texto titulado “Cuando marcamos una línea pensamos un límite”, de Paul Galindo Sastre, publicado en el libro “Límite y ocupación”. Departamento de proyectos ETSAM-Mairea. El texto se puede consultar on-line en este enlace.

Por último, os dejamos una serie de referencias en las que este RECICLAJE y de la utilización del concepto de LÍMITE se hacen evidentes en el nuevo orden creado por los proyectos. De Izquierda a derecha y de arriba a abajo: 1_Aulario Universidad de Valencia. E. Miralles. 2_ Abadía de Mount Grace. Reino Unido. 3_Pueblo Bonito. Nuevo México. 4_Palacio de Diocleciano de Spalato (Split). 5_ Ciudad de Kahun. Egipto. 6_ Pascal Convert. Sin título 1995. 7_ A+P. Smithson. Casa del futuro. 8 y 9_Ralph Erskine. Resolute Bay. Canadá. 1973 ////////

 

Esta entrada fue publicada en (re)habitar / Bujalcayada, Cooperación, General, Pop Culture Centre. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s